Gestión y Sostenibilidad 2017 Findeter 2017
Desarrollado por Enablon Publisher

Página principal Resumen del 2017

Contexto económico y financiero Cargando...

CONTEXTO ECONÓMICO

plnata niza manizales.jpg Planta Niza - Manizales

SECTOR INTERNO

Entre los factores que afectaron el crecimiento de la economía colombiana, que fue diezmada durante los años 2014 y 2016 por diversos choques socioeconómicos, se destacan la caída de los precios del petróleo, los paros relacionados con el sector transporte y, por último, las consecuencias del fenómeno de El Niño, que impactó directamente en las expectativas de precios durante los años 2015 y 2016.

La incidencia de estos choques resultó en una desaceleración de la economía colombiana durante los años 2015 y 2016. En consecuencia, el Banco de la República implementó nuevas políticas de tasas de interés, durante el 2016 para controlar las expectativas de inflación. 

En el 2017, las tasas expedidas por el Banco de la República se acercaron a valores presentados durante los años 2012 y 2013. -->


Debido a la desaceleración de la inflación, la cual se ajustará a valores del rango meta del Banco de la República en los próximos años (mínimo 2 por ciento, máximo: 4 por ciento) (Sergio Clavijo – Director ANIF, 2017). 

Ante la ausencia de factores externos que condicionaron la economía colombiana en años anteriores, el Producto Interno Bruto (PIB) durante el 2017 se caracterizó por superar dicha desaceleración presentada entre el 2014 y el 2016 (ver Gráfica 1). 

Ante tal contexto, se espera una aceleración del crecimiento del PIB durante los próximos años bajo cambios condicionados al escenario del petróleo, generando que el PIB potencial de Colombia sea corregido de 4 a 3,3% (Sergio Clavijo – Director ANIF, 2017).

Fuente: Elaboración propia con datos del DANE

Así, se espera que Colombia tenga en el 2018 un crecimiento económico mayor al que tuvo en 2017. De acuerdo al Banco Mundial (2017), se pronostica que la economía colombiana haya cerrado el 2017[1] con un crecimiento del 1,8% y crezca 2,9% en el 2018.

A pesar de la desaceleración económica de los últimos años, dicha situación no se ha trasladado sustancialmente al mercado laboral. Esto se ve reflejado en lo corrido del año[2], donde el país contó con una tasa de desempleo promedio de 9,55%, con fluctuaciones del indicador entre 11,73 y 8,55% (ver Gráfica 2).

[1] Esto debido a que todavía no se han publicado los datos de todo el año 2017

[1] Ibidem.

Fuente: Elaboración propia con datos del DANE

En los últimos años no se aprecian grandes cambios en los indicadores del mercado laboral, de igual forma que en años anteriores, el 2017 empezó con una tasa de desempleo de dos cifras, la cual disminuyó gradualmente con el paso de los meses. Dentro de este marco, las ciudades que actualmente repuntan con bajas tasas de desempleo son: Santa Marta (8,2%); Bucaramanga (8,4%) y Barranquilla (8,4%). En contraste, las ciudades que presentan tasas de desempleos altas son: Quibdó (16,5%); Cúcuta (16,1%) y Armenia (14,4%).

Al igual que el mercado laboral, durante los últimos años los precios de la economía nacional tuvieron un crecimiento significativo como consecuencia de eventos externos tales como el fenómeno de El Niño y los paros de diversos gremios económicos. Sin embargo, el nivel de precios durante el 2017 se caracterizó por tener una variación marcada a la baja, en relación al mismo periodo del 2016. -->

Esto se debió en buena parte al menor incremento de los precios de los alimentos, el cual pasó de 7,22% anual en diciembre de 2016, a 1,92% anual en diciembre de 2017 (DANE, 2017).
En el dato más reciente, la inflación acumulada del 2017 registró un valor de 4,09%, variación de 1,66 puntos porcentuales menos que el 2016.

La tendencia a la baja que ocurrió en el 2017 con relación al 2016 (ver Gráfica 3: Inflación (Variación anual IPC)  se asemeja a las fluctuaciones de precios mostrados entre los años 2010 y 2013. A pesar de que se logró cierto control sobre los precios, la inflación del 2017 superó el límite superior del rango meta (4%) del Banco de la República.

Fuente: Elaboración propia con datos del DANE

Así, se espera que durante los próximos meses la inflación converja a valores dentro del rango meta (entre 2 y 4%). Ante la disipación de factores externos que generan pérdida del poder adquisitivo de la moneda, la reducción de tasas de intervención permitiría incentivar el consumo y la inversión en los próximos meses. Lo anterior implica que el Banco de la República continuará reduciendo las tasas en función del comportamiento de variables externas, las cuales afectan la convergencia de la inflación dentro del rango meta, así como la evolución de la capacidad productiva del país.

Para los próximos años se busca continuar con la política de austeridad tanto en gastos de funcionamiento, como de inversión bajo los principios de prudencia en el uso de recursos, buscando un déficit del 3,6% del PIB para el 2018 y del 2,2% para el 2019. De forma consecuente, se pronostica normalizar el déficit fiscal para el año 2022.
SECTOR EXTERNO

Esta sección tiene en cuenta el análisis de factores externos que afectan directamente la situación económica interna de Colombia, entre los que se destacan el precio del petróleo, la tasa de cambio, la inversión extranjera directa y la balanza comercial.

El petróleo toma gran relevancia para el país debido a su alta participación en las exportaciones y el recaudo de recursos por parte del Gobierno, los cuales antes del 2013 alcanzaron a representar hasta el 20% del valor de sus ingresos. Análogamente, el sector petrolero fue capaz de generar exportaciones de hasta USD 27.600 Millones. Todo lo anterior genera que esta actividad tenga fuerte influencia económica en los departamentos de Meta, Casanare, Arauca, Santander y Huila (MinVivienda, 2017). Analizando el precio del petróleo, partiendo de los referentes internacionales West Texas Intermediate (WTI) y Brent, a raíz de su declive durante el 2015, éste se ha estabilizado bajo una fluctuación alrededor de los USD 50 por barril durante el 2017 (ver Gráfica 4: Precio del petróleo).
Gráfica 4: Precio del petróleo
image.png
Fuente: Elaboración propia a partir de US. Energy Information Administration

Lo mostrado en el anterior gráfico se complementa bajo el acuerdo entre los países pertenecientes y no participantes de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), en donde se ha recortado la producción de petróleo a un tope máximo de 1.7 Millones de barriles diarios (Sergio Clavijo – Director ANIF, 2017). Este acuerdo permitió el alza en el precio de este bien, promediando de 3,5%  diario desde finales de noviembre, con lo cual se revierte la tendencia que llevó a que el precio del petróleo llegara hasta los USD 20 por barril.

En contrapeso con el contexto previamente mencionado, el precio del petróleo estará condicionado a la baja, a medida que aumente la oferta de este producto por parte de países con alta producción y que no hacen parte del acuerdo promovido por la OPEP. Como consecuencia, se espera que para los próximos meses el precio del petróleo tenga una leve recuperación, fluctuando alrededor de USD 60 por barril (Langebaek Rueda, 2017).

A pesar del declive de los precios del petróleo, la producción de este bien en Colombia no ha presentado una relación directamente proporcional. 

Antes del 2014, cuando el barril de petróleo fluctuaba entre los USD 100, Colombia producía en promedio alrededor de un millón de barriles diarios. Después del 2014, cuando el promedio mensual del precio del barril del petróleo no ha superado los USD 60, Colombia ha logrado producir en promedio alrededor de 800.000 barriles diarios de petróleo. La situación previamente expuesta no es ajena al 2017, en donde el país ha producido en promedio 852.661 barriles diarios de petróleo por campo en superficie[3].

El comportamiento de los precios de los commodities y del petróleo incide sobre la tasa de cambio del peso colombiano con respecto al dólar, condicionando la economía del país en los últimos años. Mientras que el precio del petróleo presentaba sus niveles más bajos, la tasa representativa de mercado de dólares respecto a pesos colombianos se ubicaba en niveles record ($3.413 por USD 1). Entre Julio de 2014 y marzo de 2015 el peso colombiano registró una depreciación de 39,4% frente al dólar, puesto que la tasa de cambio pasó de un valor promedio mensual de $1.858 a $2.591 por USD 1. Luego al término del 2015 y comienzos del 2016 se depreció aproximadamente 30% más (ver gráfica 5).
[3] Información calculada a partir de datos de la Agencia Nacional de Hidrocarburos, disponible en línea en http://www.anh.gov.co/Operaciones-Regalias-y-Participaciones/Sistema-Integrado-de-Operaciones/Docume...
Gráfica 5: Tasa Representativa del Mercado
image.png

Fuente: Elaboración propia con datos del Banco de la República.

Desde mediados del 2016 y durante el 2017, el precio del dólar se ha estabilizado en aproximadamente $3.000. Últimamente dicha tendencia se ha mantenido en parte a la confianza inversionista extranjera, la cual ha incentivado la demanda de pesos colombianos. Sin embargo, lo anterior puede verse afectado ante la posibilidad de que el Reserva Federal de Estados Unidos (FED) aumente las tasas de interés del dólar, así como la inyección de liquidez de los bancos centrales de Europa, Japón e Inglaterra (efecto Brexit), que ha incentivado la demanda de esta moneda (Langebaek Rueda, 2017).

Por otro lado, entre enero y octubre del 2017, el déficit comercial de Colombia registró un valor acumulado de USD 6.643 Millones, lo que significa una reducción de aproximadamente 32 por ciento en relación al 2016. En general, este resultado se presenta ante una disminución mucho mayor de las importaciones en comparación con la reducción de exportaciones (4,23%frente a 14,33%). Para los próximos meses se espera que se estimulen las exportaciones no tradicionales y se reduzcan las importaciones debido a la depreciación del peso. -->

No obstante, cabe aclarar que los cambios de la balanza comercial están sujetos a la posibilidad de implementación de políticas proteccionistas en Estados Unidos, así como el comportamiento de economías emergentes como Brasil y China, de las cuales depende la entrada de capital al país. Lo anterior cobra importancia ante el hecho de que aproximadamente el 82% del déficit comercial de 2016 se concentró en Brasil, China y Estados Unidos (Sergio Clavijo – Director ANIF, 2017).

Así, cabe resaltar que la economía colombiana continuará creciendo durante el 2018 y estará marcada por la tendencia a la baja de las tasas de intervención por parte del Banco República y la reestructuración de gastos por parte del Gobierno Central, ajustando al nuevo escenario del país condicionado por los cambios presentados en el sector minero energético. En consecuencia, se espera que el país fortalezca sectores que dinamicen el desarrollo para los próximos años, tanto con la producción en términos monetarios como en el ajuste de la balanza comercial.

COMPORTAMIENTO DEL SECTOR FINANCIERO

Esta nota se enfoca, únicamente, en el análisis de las Entidades Bancarias del sistema financiero colombiano, las cuales, a noviembre de 2017, representaron el 95,4% del activo total de los establecimientos de crédito. A noviembre de 2017, el total del activo de las entidades bancarias del sistema mostró un comportamiento creciente. Su activo total en dicho periodo fue de $581 Billones, incrementándose en $33 Billones frente al saldo observado al cierre de 2016, lo que corresponde a un crecimiento real hasta noviembre equivalente al 1,97%. A pesar del incremento del activo durante el año, su crecimiento real anual empezó a moderarse en el mes de agosto hasta llegar al 0,7% en Noviembre, periodo en el que su variación absoluta fue equivalente a $27 Billones.

Gráfica 6: Activos Bancos noviembre 2017
image.png
Dentro del activo de los bancos, el rubro más representativo es el de la cartera de créditos y operaciones de leasing, el cual mantuvo su participación durante lo corrido del año 2017 en 68%. El segundo componente más relevante del activo  es el de inversiones y operaciones con derivados el cual representó un 18% en el activo total a lo largo del año. En cuanto al disponible, este represento el 7% del activo evidenciando que los bancos cuentan con recursos suficientes para cubrir sus necesidades de liquidez de corto plazo. El crecimiento experimentado por los bancos en su activo se explica principalmente por la variación de la cartera de créditos, la cual se incrementó en $18 Billones en los últimos 12 meses (nov-2016 a nov-2017), equivalente a un crecimiento real de 0,59%. Otros rubros como las inversiones y el disponible han mostrado un comportamiento estable durante el último año.
Gráfica 7: Composición Activo Bancos Nov-2017
image.png

Las inversiones y operaciones con derivados cerraron el mes de noviembre con un saldo de $103 Billones en donde la participación por tipo de título estuvo liderada por los Títulos de Tesorería (TES) los cuales representaron el 41% del total del portafolio. En segundo lugar, se ubicaron las inversiones en instrumentos de patrimonio de emisores extranjeros (27%), seguidos por instrumentos representativos de deuda de emisores nacionales (12%) e instrumentos de patrimonio de emisores nacionales (12%). El total de inversiones y operaciones con derivados tuvo un crecimiento anual real de 2,92% en noviembre de 2017, lo que se explica en parte por el incremento del saldo de TES y de los instrumentos representativos de Patrimonio. Las operaciones con derivados de negociación representaron el 3% del rubro total de inversiones y derivados del mes.

En cuanto a la cartera de créditos y operaciones de leasing, su desempeño durante lo corrido de 2017 (nov) ha estado alineado con el comportamiento de la economía. Al cierre de noviembre, el saldo de cartera de los establecimientos bancarios fue de $417 Billones en donde la cartera que más se destacó fue la comercial con una participación del 56,4%, seguida de la cartera de consumo (27,7%), la de vivienda (13,0%) y la de microcrédito (2,8%). Con un crecimiento real anual de 5,5% la cartera de consumo incrementó su participación dentro de la cartera total frente a lo observado en noviembre de 2016, mientras que la cartera comercial disminuyó la participación y, frente al año anterior, mostró un decrecimiento real de 1,5%.

De acuerdo con el último reporte de la situación del crédito en Colombia publicado por el Banco de la República, y basado en la “Encuesta trimestral sobre la situación del crédito en Colombia” con corte a diciembre de 2017, se concluye que hay evidencia de debilidad respecto a la demanda y oferta del mercado de créditos comerciales del Sistema explicada por una actividad económica endeble y un deterioro de las posiciones en balance de las entidades.


Gráfica 9: Cartera y Leasing Bancos noviembre 2017
image.png

Durante el primer semestre del año, el crecimiento real anual de la cartera vencida de los bancos mostró una tendencia creciente. Sin embargo, este crecimiento a partir del mes de Julio empezó a desacelerarse para cerrar noviembre con una cartera vencida de $18,5 Billones, cifra que representa un crecimiento real anual del 34,9%. Esta variación, a pesar de ser inferior a la de un año atrás, fue superior a la de la cartera bruta impactando el indicador de calidad de cartera, el cual creció de 3,34% en noviembre de 2016 a 4,44% en noviembre de 2017.

Dado el contexto de desaceleración económica y de deterioro de los indicadores de crédito de la cartera comercial, los Establecimientos de Crédito han manifestado que ante un escenario de exceso de recursos, estos serían utilizados para otorgar créditos de consumo o inversiones (títulos de deuda pública) que les permita mejores rentabilidades sin incurrir en mayores riegos.
Por otra parte, el pasivo de los establecimientos bancarios mostró una tendencia creciente durante 2017. En el mes de noviembre el pasivo total se ubicó en $506 Billones lo que corresponde a un crecimiento real anual de 0,7% que equivale a una variación de $24 Billones. El rubro más representativo dentro del pasivo fue el de instrumentos financieros a costo amortizado con $441 Billones (87%), seguido por los créditos de bancos y otras obligaciones financieras con $43 Billones (8%). Dentro de los instrumentos financieros a costo amortizado se destacan los certificados de depósito a término y los depósitos de ahorro con una participación dentro de dicho rubro igual al 62%.
Gráfica 11: Composición Pasivo Bancos Noviembre 2017
image.png

A noviembre de 2017 los establecimientos bancarios acumularon utilidades por $6,4 Billones. El valor anterior corresponde a una reducción de $4,0 Billones frente a lo reportado en el mes de noviembre de 2016. La rentabilidad de los bancos frente al activo (ROA) y al patrimonio (ROE) para el mes de Noviembre fue de 1,2% y 9,3% respectivamente, lo que implica una disminución de 0,8 puntos porcentuales y 6,6 puntos porcentuales en comparación a las rentabilidades obtenidas en el mismo periodo de 2016.

La relación de solvencia total de los Bancos se mantuvo en niveles por encima del 15% durante el 2017, superando el nivel mínimo de 9% establecido por la regulación colombiana. Al cierre del mes de noviembre, la capacidad patrimonial frente a los riesgos asumidos por los establecimientos bancarios (Solvencia Total) alcanzó un nivel de 16%, y la relación de solvencia básica, construida a partir del capital con mayor capacidad de absorber pérdidas, se ubicó en 10,3%.